fbpx

Emprender en el Arte

Publicado por Erny Tellez en

Emprender-en-el-Arte

EMPRENDER EN EL ARTE

Emprender en el arte puede parecer una hazaña casi imposible de realizar.

Sin embargo, con la correcta planificación y estrategia es una tarea posible.

Porque después de todo el sueño de todos nosotros como creativos y artistas es el de vivir de lo que más nos apasiona.

Si bien los artistas perfeccionan su talento, dejan de lado el ámbito empresarial y de negocios, por lo cual suelen sentirse frustrados o poco profesionales.

El día de hoy hablaremos del contexto de emprender en el arte, una pequeña retrospectiva al pasado, un recuento de la situación actual y una posible mirada al futuro.

El negocio del arte en la historia.

Debemos primero tomar en cuenta el antecedente del arte en la historia como un negocio.

Durante las primeras civilizaciones, el oficio de artista era cercano a la espiritualidad, ya que en varias culturas de la antigüedad, el arte era próximo a los dioses, como una forma de adoración y expresión de su sentir con los mortales.

Civilizaciones antiguas.

En Egipto la forma de emprender en el arte para los artistas es documentar sucesos, historias y leyendas de la sociedad.

Sus obras servían para enaltecer a los símbolos de poder como lo eran los dioses o faraones, por lo que su persona gozaba de un alto estatus social.

Caso contrario a Grecia, donde el arte era desvalorizado por ser una copia imperfecta del mundo real, a pesar de la maestría en la escultura o arquitectura.

La edad media.

Durante la edad media el emprender en el arte se ve inmiscuido íntimamente con la temática religiosa en Europa.

Esto debido a que la iglesia utilizaba los medios de representación artística como herramientas para evangelizar.

Durante este periodo los artistas o artesanos a veces directamente provenían de las abadías.

Monjes adiestrados en el arte de la escritura, la iluminación y la música fungen como expertos al momento de realizar transcripciones de documentos antiguos.

Sin embargo el parteaguas del arte como negocio llega de la mano con el renacimiento.

El renacimiento.

Es durante este periodo que tenemos casos de artistas o genios creativos que llegaron a amasar grandes fortunas, fama y prestigio al emprender en el arte.

Tomando como ejemplo a Jean Baptiste lully, compositor para el rey de Luis XIV en francia.

Este compositor e instrumentista daría forma y bases a la royal academy, que sentaría las bases y el método para el ballet.

Este músico pasaría a la historia también por ser el músico mejor pagado de la historia antigua, pues llegó a amasar una fortuna mayor a la del rey.

La lección que podemos aprender de él es contar con relaciones públicas abundantes y fructíferas, pues él logró este estatus gracias a su proximidad con la corte real.

Escalando dentro del escalafón social, primero como bailarín, luego como violinista, más tarde como director de orquesta y terminando como compositor.

Los antiguos maestros.

Y ni qué decir de maestros como da vinci, durero, miguel ángel, rafael sanzio, el greco etc…

Todos ellos provenientes de aprender el oficio de las artes y complementarlo con ciencias como la ingeniería, matemática, óptica, anatomía etc…

Sin embargo al igual que lully sabían que parte indispensable en su emprendimiento era el de las relaciones públicas.

Pero también el de manejar un branding personal erigido entorno a su presencia como genios creativos.

Además de conocer de costos y cotizaciones en cuestión de materiales, mano de obra, sustratos etc…, pues sabían que sus talentos eran un negocio.

Pero claro hablamos de una época en la que emprender en el arte era sinónimo de la creación de imágenes.

Talento que era casi un secreto divino, que tomaba años para generar maestría.

Por lo que pensamos que estos conceptos cambian con los años.

El siglo XX

Pues conforme avanzamos en el siglo XX con descubrimientos como la fotografía, la impresión en gran formato y reproducciones artísticas, podríamos ser susceptibles a pensar que las bases cambiaron.

Sin embargo, artistas modernos desde Dalí en la pintura, Stravinsky en la música, Gropius en el diseño, etc…

Nos muestran que parte imprescindible al emprender en el arte siempre ha sido y será formar parte de la vanguardia social.

Además de utilizar estrategias específicas que más tarde entenderíamos como marketing en sus emprendimientos.

Si utilizan estas estrategias de manera consciente o inconsciente, tal vez nunca lo sabremos.

Sin embargo el registro histórico que dejaron va mas allá del arte, pues la lección está en exhibir nuestra obra y no solo hacer arte para nosotros mismos.

Por ejemplo Dalí hacía uso de nuevas tecnologías de reproducción generando fotografías y vendiendolas en masa en vez de solo hacer 1 pintura, estrategia que perfeccionará Andy Warhol con el pop art.

En otros casos teníamos a Stravinsky que utilizaba la rotura de patrón como estrategia de controversia al experimentar con teoría musical experimental para su tiempo, y sabía que hasta cierto punto el morbo por escuchar una pieza diferente atraería la atención entre un mercado saturado.

Gropius por otro lado aplica la idea de la educación como estrategia, siendo fundador de la bauhaus, si bien ya tenía una trayectoria como artista y creativo, el fundar la escuela bauhaus lo posicionaría como un autoridad en el tema del diseño.

Esta capacidad para vislumbrar negocios en océanos azules fue lo que llevó a ganarse un lugar en la historia y una fortuna considerable para estos artistas.

Pero ¿hay espacio para esas oportunidades de vislumbrar negocios hoy en día?

Los negocios del arte en el siglo XXI

Me atrevo a pensar en los negocios y no en el negocio del arte.

Pues limitarnos a solo el círculo de intelectuales del arte conceptual, nos llevaría a una discusión demasiado académica y no de materia de negocios.

Actualmente el arte, la creatividad y el talento pueden monetizarse de muchas maneras.

Pues la cultura pop se ha encargado de alimentar imaginarios colectivos y generar millones de dólares al año en industrias gigantescas como el cine, los videojuegos, la música, la moda etc…

Pensar en gigantes de estas industrias es la manera fácil de ver esos negocios.

Pero nosotros que somos creativos a veces trabajamos solos, podemos abrirnos al pensar.

¿Cómo vivir de mi arte?

Pues la identificación de océanos azules como la hemos descrito en el pasado puede ser una de las mejores estrategias hoy.

Primero tenemos que admitir que no somos perfectos y multitask en todo lo que demanda una compañía o emprendimiento.

Es impensable pensar que un creativo solo pueda toda la vida generar obra, documentar, editar, publicar, relacionarse, y gestionar una comunidad el solo actualmente.

El equipo de trabajo.

Detrás de grandes creativos existen equipos de trabajo con especializaste en las herramientas de marketing, administración, gestión etc…

Si no los vemos es porque la estructura del negocio funciona como una máquina bien aceitada.

No es necesario pensar que uno como creativo necesita un equipo de 100 personas para comenzar a emprender.

Solo hace falta delegar lo más posible entre un equipo pequeño de gente capaz.

Y esto lo vemos en negocios como Youtube o Instagram, donde influencers trabajan con un equipo de 3 a 10 personas durante todos sus emprendimientos y generan grandes ganancias.

Por lo que te recomiendo que mientras creas como artista te relaciones con gente que sea buena en lo que tu puedes fallar.

Pero puedes pensar, no tengo la inversión para contratar un equipo ¿que puedo hacer?

3 tipos de inversión.

Recuerda que existen 3 tipos de inversión para emprender:

  • Dinero
  • Tiempo
  • Conocimiento

Con tener 2 de estas herramientas de inversión es más que suficiente.

Muchas veces la barrera de entrada suele ser el dinero, por ello debes entender que el principio de tu emprendimientos será muy cansado.

Pues tendrás que invertir todo tu tiempo y conocimiento de manera inteligente para crecer.

Por lo que no solo tendrás que encontrar espacio para hacer obra, sino también para generar una comunidad y generar contenido.

Los mecenas de este siglo son tu comunidad.

La mejor forma de emprender actualmente es generar una comunidad en 1 red social, dar valor, conocimiento o entretenimiento.

Actualmente el crecimiento orgánico solo existe en algunas plataformas como youtube, twitch o tik tok.

Por lo que si no quieres invertir mucho dinero te recomendaria seleccionas un micronicho y te enfoques en una de estas plataformas.

Si por otro lado tienes o quieres comenzar a pagar por trafico, instagram y facebook son las plataformas por excelencia, pero no por ello las únicas.

La importancia de las redes sociales.

El usar redes sociales actualmente es el equivalente a estar en la corte del rey, tienes que exhibirse y hablar con la mayor cantidad de gente para generar interés por tu persona, por lo que no todo es obra actualmente.

Al igual que en el pasado, construir un branding personal, hacer uso de tecnologías, ser disruptivo, posicionarse como autoridad y exhibir tu proceso son las mejores herramientas para encontrar la manera de tener clientes y generar facturación en tu negocio artístico.

¿Arte inteligente?

El futuro es de la inteligencia artificial.

Si bien existen algoritmos que cuantifican tu atención en internet, realizan cálculos cuánticos, o crean redes neuronales capaces de inventar un nuevo lenguaje.

Hasta el día de hoy una inteligencia artificial no es capaz de generar arte por sí misma.

I.A y el Arte

Existen simulacros de imágenes, música o escenarios creativos generados por inteligencia artificial, pero todo ello a partir de bases de datos.

Por lo que hasta el día en que una máquina no entienda como generar mas haya que cuantificar un concepto abstracto, no será posible ver una obra de arte 100% generada por una inteligencia artificial.

Algo similar sucede con  nosotros inclusive, ya que como se sabe las ideas originales no existen, pues “los griegos inventaron todo”.

Por ello el papel del artista o el creativo no dejará de existir a futuro, pues parte importante de su obra es evidenciar la sensibilidad del mundo que nos rodea.

La labor del artista.

Tu labor como creativo o artista en el futuro es apalancarse de los avances tecnológicos, las oportunidades de educación, la inmediatez de la información y las herramientas de expresión que cada día aumentan en un mundo digital.

No necesariamente siendo un artista digital, pero sí entendiendo como es la vida en un mundo avanzado tecnológicamente.

El oficio en el mundo digital.

Si por ejemplo eres productor musical y experimentas con la cuantificación de la música para encontrar la forma de darle un feel mas humano, estamos encontrando una mina de oro.

Pero tu conocimiento como músico no será suficiente para lograrlo, pues al igual que da vinci en su tiempo tuvo que diseccionar para aprender anatomía, tú tal vez tengas que aprender a programar para resolver el mundo de la música digital.

Si como escultor no encuentras nichos de trabajo actuales más que realizando copias de decoraciones famosas, tal vez tengas que plantearte aprender a modelar en 3d.

Puede que tu próxima obra maestra no se encuentre en un museo, si no en un asset para un videojuego que genere ventas millonarias.

Como escritor tal vez te sea difícil escribir una novela policiaca en un mundo que cada día se desinteresa más y más por la lectura.

Pero tu conocimiento en redacción será tal vez increíble para programar chatbox para aplicaciones que utilicen inteligencia artificial.

No digo que sea imposible vivir de las artes de la manera tradicional que conocemos.

Solo pienso que estamos evolucionando dia a dia y tenemos que aprender a vivir en la vanguardia del mundo artístico, pues puede que actualmente no lo veamos como arte directamente.

El futuro del arte.

Pero 50 años en el futuro hablaremos de esta era digital como las primeras pinceladas de trabajos artísticos y creativos millonarios que vendrán a futuro.

Por que complementar nuestra formación artística y creativa con otras herramientas no relacionadas a veces es la clave para encontrar oportunidades de negocio que nunca nos habíamos imaginado.

Aprende a conectar los puntos y dejar de lado la crítica y las opiniones de gente que no suma a tu emprendimiento.

No tengas miedo de ser diferente, pues en su época los grandes maestros lograron consolidar negocios exitosos en el arte gracias a eso a ser diferentes.


Erny Tellez

Hola soy Erny Tellez, creador de contenido digital enfocado a stock y marketing para artistas.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *